Incluso antes de la pandemia convivíamos con la incertidumbre. Sólo que no la sentíamos. Las enfermedades fatales siempre han estado presentes, pero las percibíamos tan poco probables o incluso manejables, que nos regocijábamos en un falso sentido de estabilidad y certeza.

El Covid -19 nos haló de manera violenta de nuestra calientita zona de protección ubicándonos en la fría tundra de la incertidumbre y la sensación de control es ahora esquiva. Ver a diario líderes de naciones tomar decisiones de manera incierta, devolviendo sus pasos al poco tiempo y tomando nuevas decisiones (nuevamente sin saber si serán las correctas), los esfuerzos de los titanes farmacéuticos por ganar la carrera de la vacuna milagrosa que devolverá a la humanidad su salud física y tranquilidad mental, las cifras alarmantes a nivel mundial que parecen no dar tregua, y el golpe de realidad de nuestra propia mortalidad al conocer casos de contagios y fallecimientos de personas cercanas y conocidas, genera por decir lo mínimo, desesperanza y angustia.

Lo cierto es que la mayoría de la población viva no se había enfrentado a circunstancias como las que estamos viviendo día. Nadie sabe qué giros inesperados vienen para la humanidad a la vuelta de la esquina. Este es “ese momento de cambio” del que tanto se ha hablado (es decir, ¿cuántas charlas de “preparándonos para los momentos de cambio”, “cómo sobrevivir ante los cambios”, etc. hemos visto a lo largo de los años?), y que tomó a la humanidad entera sin elementos para enfrentarla… ¿entonces por qué se espera que las áreas de gestión humana de las organizaciones tengan todas las respuestas?

Como firma de asesoría en gestión humana, a menudo estamos recibiendo llamadas de Directores de Talento Humano con solicitudes de ayuda y orientación sobre cómo manejar las emociones en los colaboradores. Eso está bien, nada particular ahí. Lo que sí llama la atención es el sentido de urgencia de esas llamadas, por la premura de tener que tomar las decisiones correctas de inmediato e implementar acciones certeras que contribuyan a “apaciguar la incertidumbre y mantener la productividad”. ¿De dónde nació esa idea? Si bien es cierto que en estos momentos los departamentos de Seguridad y Salud en el Trabajo y de Gestión Humana han adquirido una nueva relevancia al ser los llamados a proponer acciones y políticas, también lo es que incluso ellos están limitados al método de “ensayo y error”, como todos.

¡Pretender tener las respuestas no es la solución! Investigar, proponer, ser creativos, implementar acciones poco convencionales (necesarias en circunstancias atípicas), claro que sí. Pero todo sin pretender ser los superhéroes con las respuestas, para satisfacer el rol que quienes están a nuestro alrededor necesitan para su paz mental. No por egoísmo, sino porque se está generando una falsa sensación de certeza que, cuando no de los resultados esperados (hubo un nuevo contagio en la empresa, las personas continúan sintiendo ansiedad, etc.) traerá nuevamente y reforzadas los sentimientos de vulnerabilidad y desesperanza, y volverá a empezar el ciclo.

Humanizar los departamentos y a los líderes de Gestión Humana es una tarea que viene dándose desde hace años, pero que ahora adquiere todo el sentido y relevancia. Los directores de dicha área están llamados a atreverse a mostrarse vulnerables con su equipo, con sus pares y superiores, a pedir ayuda, a decir “no tengo más ideas, ¡ayúdenme a pensar!”. Ello, lejos de mostrar debilidad, demuestra seguridad y autoconfianza. Pero más importante aún, genera un sentido de comunidad y equipo: juntos podemos más que solos. Ese propósito compartido da a cada uno de los miembros una sensación de propósito y de que puede hacer algo por contribuir a la solución, en vez de sentarse a esperar a ver qué llega.

A los Directores de Gestión Humana que se han identificado con mis palabras, humildemente les digo: La capa de superhéroe tendrá que esperar. Este momento, es de fortalecernos como equipo, desde la incertidumbre. Esto puede empezar desde ti, mostrando tu vulnerabilidad. ¿Te atreves?

Bibiana Vargas Yemail
Líder de Selección y Evaluación del Talento Humano

Comparte la publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat