La temporada de fin de año es la época propicia para establecer las resoluciones de año nuevo y albergar en nuestro corazón los anhelos más profundos que tenemos para el año que está próximo a iniciar. Sin embargo, muchas veces nos llenamos de deseos, de cosas que deseamos que se hagan realidad, sin tener muy claro qué es lo que tenemos que hacer para conseguirlos.

Hoy, queremos compartir contigo la importancia de conocer la diferencia entre deseos y metas y lo valioso que es establecer una lista de acciones concretas que nos permitan alcanzar nuestros objetivos.

  • Los deseos te inspiran, las metas te cambian la vida: los deseos te motivan y te incitan a alcanzar las cosas, pero son las metas claras, medibles y acotadas en el tiempo las que tienen el poder de transformar tu vida.
  • Los deseos son imaginarios, las metas se basan en la realidad: las metas se tratan acerca de lo que puedes lograr, los deseos no siempre están conectados con lo real.
  • Los deseos solo necesitan la imaginación, las metas requieren un trabajo riguroso: los deseos viven en tu imaginación, las metas deben superar los límites de ella para convertirse en realidad, a través de un trabajo disciplinado y concienzudo.
  • Las metas producen resultados, los deseos no: es a través de las metas que puedes alcanzar tus objetivos más deseados.
  • Los deseos no tienen final, las metas tienen una línea de llegada: las metas tienen un límite, mientras los deseos pueden durar para siempre.

¿Qué tienes hoy en tu lista, deseos o metas?

Comparte la publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat